Cómo evitar al estudiante de primer año 15


Consejos y sugerencias para ayudarlo a no perder esos kilos de más

Istock / ostill

Cada año, miles de estudiantes van a la universidad para expandir sus mentes y terminan expandiendo sus pantalones en el proceso. El "primer año 15", el fenómeno del aumento de peso durante el primer año de la universidad, parece tan inevitable como dormir hasta el despertador o esperar hasta el último minuto para escribir un artículo sobre el significado existencial de Esperando a Godot. Gracias a la combinación de comedores de todo lo que pueda comer, comida para llevar a altas horas de la noche, cerveza, estrés, más cerveza y la falta de actividad física, muchos estudiantes ganan gordura junto con el conocimiento.

Haga clic aquí para ver la presentación de diapositivas Cómo evitar el estudiante de primer año 15.

Pero si bien la mayoría de los estudiantes aumentan de peso durante su primer año, afortunadamente es menos que los estudiantes de primer año 15. Un estudio de estudiantes de primer año en la Universidad de Indiana en Bloomington y la Universidad de Tufts en Boston encontró que, en promedio, las estudiantes aumentaron un poco más de siete libras, mientras que los hombres los estudiantes ganaron alrededor de nueve. Pero el hecho de que el estudiante de primer año de 15 sea más como el de primer año de 10, no significa que los estudiantes y los padres no deban preocuparse por el aumento de peso adicional.

Los estudiantes tienden a seguir aumentando de peso mucho más allá de su primer año. Al final de la vejez, las mujeres habían ganado un promedio de diez libras, mientras que los hombres habían aumentado catorce libras. Y no es sorprendente que las tasas de obesidad estén creciendo más rápidamente entre las personas de 18 a 29 años. Evitar el aumento de peso durante el primer año de la universidad mediante el establecimiento de hábitos saludables de alimentación y ejercicio es un paso importante para convertirse en un adulto saludable. Así que aquí hay algunos consejos que te ayudarán a evitar que te queden los pantalones de chándal durante tu primer año de universidad.

Haga clic aquí para ver la presentación de diapositivas Cómo evitar el estudiante de primer año 15.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + bocadillos los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene por qué ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar el poder de su cerebro.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha dado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + bocadillos los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene por qué ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar el poder de su cerebro.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha proporcionado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + bocadillos los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene por qué ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar su capacidad cerebral.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha dado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + refrigerios los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene por qué ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar el poder de su cerebro.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha proporcionado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + bocadillos los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene que ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar su capacidad cerebral.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha proporcionado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + bocadillos los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene por qué ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar el poder de su cerebro.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha dado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición para vivir de forma independiente y aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + refrigerios los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene que ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Dedique un poco de tiempo a pensar en cosas sencillas para que las hagan. Vea videos de cocina rápida para obtener ideas. Hay muchas recetas fáciles en video que enseñan a sus estudiantes trucos sobre cómo preparar bocadillos en su dormitorio. Recuerde que la proteína permanece con usted por más tiempo y aumenta el poder cerebral. Incluya proteínas en todas sus comidas y refrigerios.
  4. Hábleles sobre esperar demasiado para comer.
    Este es un problema clásico de los estudiantes de primer año. No se levantan para desayunar y cuando terminan sus clases matutinas, es temprano en la tarde y están listos para comerse las manos. Devoran 3 o 4 porciones grandes de pasta y luego se sienten muy mal por el resto del día y pueden o no comer una cena decente. Esa es la fórmula para ralentizar su metabolismo hasta detenerse en seco. Necesitan desarrollar el hábito de comer algo antes de comenzar las clases para que puedan tomar mejores decisiones alimenticias el resto del día. También necesitan empacar un refrigerio para media mañana o mediodía para mantener ese metabolismo ardiendo de manera eficiente y para aumentar el poder de su cerebro.

Dejar a su hijo en la universidad es feliz y triste. Están a punto de comenzar un momento muy emocionante e importante en su vida, pero puede ser difícil dejarlo ir. Se cometerán errores pero en un entorno controlado. Les ha proporcionado las herramientas y ahora es el momento de que las utilicen. El año escolar pasará rápido y, antes de que te des cuenta, estarán en casa durante el verano. Esa es una historia completamente diferente)

Si te gustó este artículo y te gustaría compartirlo con un amigo, hazlo. En MEAL5.com, nuestra misión es ayudar a las personas a mejorar sus hábitos alimenticios y su salud con recetas sencillas y fáciles y planes de alimentación saludables. Gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Comer bien. Ser feliz. Se inteligente.


Cómo evitar al estudiante de primer año 15 - Recetas

Tengo 3 hijas, cada una con 5 años de diferencia, y todas tuvieron la suerte de ir a la universidad. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños a hacer la transición a una vida independiente y a aprender a cuidarse a sí mismos.

Cómo administrar la comida en la universidad es un gran problema. Está a la altura de la gestión del tiempo, el desarrollo de buenos hábitos de sueño, los hábitos de estudio y el autocontrol. Todos esos serán probados. Como padres, les ayudamos a comprender lo que sus cuerpos necesitaban para sentirse y hacer lo mejor que podían. Como adultos jóvenes, es posible que hayan comprendido o no lo que se necesita para cuidarse bien, y verlos cometer esos errores puede ser doloroso. Aquí hay algunas cosas que he aprendido.

  1. Elija el plan de alimentación adecuado.
    La mayoría de los estudiantes de primer año viven en el campus y tienen acceso a una cafetería y un plan de comidas. Su tendencia podría ser inscribirlos en las 3 comidas al día + bocadillos los 7 días de la semana. Después de todo, lo ÚLTIMO que desea es que su hijo tenga hambre. La realidad es que en estos días, con tantas fuentes diferentes de alimentos, es fácil conseguir alimentos de muchos lugares. La cena del viernes por la noche a menudo puede consistir en pizza o sándwiches, ya sea a domicilio o en casa. Hable realmente sobre las opciones del plan de comidas con su hijo o hija. Siempre puede agregar, pero generalmente no le permiten restar comidas de su plan. Si no los usa, generalmente los pierde.
  2. Elabora una lista de refrigerios saludables para el refrigerador de su dormitorio.
    Sucederá que su estudiante perderá el derecho a la cafetería y comerá algo del refrigerador de su dormitorio, especialmente si tiene una clase temprano en la mañana. Anímelos a COMER ALGO antes de salir o al menos empacar algo para más tarde. Los buenos bocadillos para el dormitorio incluyen huevos duros, fiambres y pan, mantequilla de maní, barras de proteínas, frutas, zanahorias, cereales bajos en azúcar, leche, yogur y nueces, requesón y palomitas de maíz. Los inevitables bocadillos son otra razón por la que ese plan de comidas no tiene por qué ser el más grande.
  3. Enséñeles a preparar bocadillos saludables.
    Si les da buenos ingredientes frescos, deben saber qué hacer con ellos. Spend a little time coming up with simple things for them to make. Watch quick cooking videos for ideas. There are lots of easy video recipes that teach your student tricks on how to make snacks in their dorm room. Remember that protein stays with you longer and boosts brain power. Include protein in all your meals and snacks.
  4. Talk to them about waiting too long to eat.
    This is a classic freshman problem. They don’t get up for breakfast and by the time they are done with their morning classes, it’s early afternoon and they are ready to eat their hands off. They wolf down 3 or 4 large servings of pasta and then feel really bad for the rest of the day and may or may not eat a decent dinner. That is the formula for slowing your metabolism down to a screeching halt. They need to develop a habit of eating something before they start classes so they will make better eating choices the rest of the day. They also need to pack a snack for midmorning or midday to keep that metabolism burning efficiently and to boost their brain power.

Dropping your child off for college is both happy and sad. They are about to start a very exciting and important time in their life, but it can be hard to let go. Mistakes will be made but in a controlled environment. You’ve given them the tools and now it’s time for them to use them. The school year will go fast, and before you know it, they’ll be home for the summer. That’s a whole different story )

If you enjoyed this article and would like to share it with a friend, please do. At MEAL5.com, our mission is to help people improve their eating habits and their health with simple, easy recipes and healthy meal plans. Thank you for taking time to read this article. Eat well. Ser feliz. Be smart.


How to Avoid the Freshman 15 - Recipes

I have 3 daughters, each 5 years apart, and all were fortunate enough to go to college. Over the years, I’ve learned a lot about how to help kids transition into living independently and learning to take care of themselves.

How to manage food in college is a big deal. It’s right up there with time management, developing good sleep habits, study habits and self control. All of those will be tested. As parents, we helped them understand what their bodies needed to make them feel and do their best. As young adults, they may or may not have grasped what it takes to take good care of themselves, and watching them make those mistakes can be painful. Here are some things I’ve learned.

  1. Choose the right meal plan.
    Most freshmen live on campus and have access to a cafeteria and meal plan. Your tendency might be to sign them up for the 3 meals a day + snacks 7 days a week. After all, the LAST thing you want is for your child to be hungry. The reality is that these days, with so many different sources of food, it’s easy to get food from many places. Friday night’s evening meal may often be pizza or sub sandwiches, out or ordered in. Really talk through the meal plan options with your son or daughter. You can always add on, but they usually don’t let you subtract meals from your plan. If you don’t use them, you usually lose them.
  2. Come up with a list of healthy snacks for their dorm fridge.
    It’ll happen that your student will forfeit the cafeteria and eat something out of their dorm fridge, especially if they have an early morning class. Encourage them to EAT SOMETHING before they head out or at least pack something for later. Good snacks for the dorm room include hard boiled eggs, deli meat and bread, peanut butter, protein bars, fruits, carrots, low sugar cereal, milk, yogurt and nuts, cottage cheese and popcorn. The inevitable snacking is another reason why that meal plan doesn’t have to be the absolute biggest.
  3. Teach them how to make healthy snacks.
    If you give them good fresh ingredients, they need to know what to do with them. Spend a little time coming up with simple things for them to make. Watch quick cooking videos for ideas. There are lots of easy video recipes that teach your student tricks on how to make snacks in their dorm room. Remember that protein stays with you longer and boosts brain power. Include protein in all your meals and snacks.
  4. Talk to them about waiting too long to eat.
    This is a classic freshman problem. They don’t get up for breakfast and by the time they are done with their morning classes, it’s early afternoon and they are ready to eat their hands off. They wolf down 3 or 4 large servings of pasta and then feel really bad for the rest of the day and may or may not eat a decent dinner. That is the formula for slowing your metabolism down to a screeching halt. They need to develop a habit of eating something before they start classes so they will make better eating choices the rest of the day. They also need to pack a snack for midmorning or midday to keep that metabolism burning efficiently and to boost their brain power.

Dropping your child off for college is both happy and sad. They are about to start a very exciting and important time in their life, but it can be hard to let go. Mistakes will be made but in a controlled environment. You’ve given them the tools and now it’s time for them to use them. The school year will go fast, and before you know it, they’ll be home for the summer. That’s a whole different story )

If you enjoyed this article and would like to share it with a friend, please do. At MEAL5.com, our mission is to help people improve their eating habits and their health with simple, easy recipes and healthy meal plans. Thank you for taking time to read this article. Eat well. Ser feliz. Be smart.


How to Avoid the Freshman 15 - Recipes

I have 3 daughters, each 5 years apart, and all were fortunate enough to go to college. Over the years, I’ve learned a lot about how to help kids transition into living independently and learning to take care of themselves.

How to manage food in college is a big deal. It’s right up there with time management, developing good sleep habits, study habits and self control. All of those will be tested. As parents, we helped them understand what their bodies needed to make them feel and do their best. As young adults, they may or may not have grasped what it takes to take good care of themselves, and watching them make those mistakes can be painful. Here are some things I’ve learned.

  1. Choose the right meal plan.
    Most freshmen live on campus and have access to a cafeteria and meal plan. Your tendency might be to sign them up for the 3 meals a day + snacks 7 days a week. After all, the LAST thing you want is for your child to be hungry. The reality is that these days, with so many different sources of food, it’s easy to get food from many places. Friday night’s evening meal may often be pizza or sub sandwiches, out or ordered in. Really talk through the meal plan options with your son or daughter. You can always add on, but they usually don’t let you subtract meals from your plan. If you don’t use them, you usually lose them.
  2. Come up with a list of healthy snacks for their dorm fridge.
    It’ll happen that your student will forfeit the cafeteria and eat something out of their dorm fridge, especially if they have an early morning class. Encourage them to EAT SOMETHING before they head out or at least pack something for later. Good snacks for the dorm room include hard boiled eggs, deli meat and bread, peanut butter, protein bars, fruits, carrots, low sugar cereal, milk, yogurt and nuts, cottage cheese and popcorn. The inevitable snacking is another reason why that meal plan doesn’t have to be the absolute biggest.
  3. Teach them how to make healthy snacks.
    If you give them good fresh ingredients, they need to know what to do with them. Spend a little time coming up with simple things for them to make. Watch quick cooking videos for ideas. There are lots of easy video recipes that teach your student tricks on how to make snacks in their dorm room. Remember that protein stays with you longer and boosts brain power. Include protein in all your meals and snacks.
  4. Talk to them about waiting too long to eat.
    This is a classic freshman problem. They don’t get up for breakfast and by the time they are done with their morning classes, it’s early afternoon and they are ready to eat their hands off. They wolf down 3 or 4 large servings of pasta and then feel really bad for the rest of the day and may or may not eat a decent dinner. That is the formula for slowing your metabolism down to a screeching halt. They need to develop a habit of eating something before they start classes so they will make better eating choices the rest of the day. They also need to pack a snack for midmorning or midday to keep that metabolism burning efficiently and to boost their brain power.

Dropping your child off for college is both happy and sad. They are about to start a very exciting and important time in their life, but it can be hard to let go. Mistakes will be made but in a controlled environment. You’ve given them the tools and now it’s time for them to use them. The school year will go fast, and before you know it, they’ll be home for the summer. That’s a whole different story )

If you enjoyed this article and would like to share it with a friend, please do. At MEAL5.com, our mission is to help people improve their eating habits and their health with simple, easy recipes and healthy meal plans. Thank you for taking time to read this article. Eat well. Ser feliz. Be smart.



Artículo Anterior

Bartenders Worldwide se unen el 12 de mayo para la caridad Clean Water

Artículo Siguiente

Ensalada de atún con elote