Los mejores lugares para hablar de negocios en Filadelfia


Si eres como George Clooney en En el aire, ya sabe en qué línea de seguridad del aeropuerto entrar, qué bar del hotel está abierto hasta tarde y qué desayuno buffet no apesta. Pero, ¿qué pasa si no viajas todas las semanas para despedir gente y, en cambio, vuelas para cortejar a un nuevo cliente o demostrar tu valía ante algunos grandes empresarios? Además de eso, ¿qué pasa si lo haces en una ciudad que apenas conoces? Lo respaldamos: ya sea un almuerzo potente, una cena elegante, la mejor joya escondida de la ciudad o el ambiente perfecto en un bar después de una reunión, su próximo viaje de negocios está bajo control ... especialmente (para esta entrega) si su negocio es en Filadelfia.

Almuerzo energético: Barclay Prime

¿Qué es más clásico para un almuerzo de negocios que un asador de estilo moderno de mediados de siglo? Si está en Filadelfia por algún asunto serio, haga lo Hombres Locos habría, pero tal vez, mantener los martinis al mínimo. Desde el diseño retro hasta la barra cruda y desde el Porterhouse añejado en seco hasta el batido con trufa

patatas, Barclay Prime debería ser su primera orden del día al llegar a Filadelfia.

Cena de lujo: XIX

Viajar por negocios solo es divertido cuando puedes hacer las reservaciones y alguien más paga. Si ese es el caso, tomará una mesa en XIX. En lo alto del hotel Hyatt, XIX (en la foto) hay una habitación dorada con una vista codiciada y una atractiva carta de vinos. Ya sea que se derroche en una degustación de mariscos, se sumerja en la bullabesa o se quede con las papas fritas de bistec, su capacidad para acompañar un vino con su comida sin duda dejará una huella duradera (y positiva). (Foto cortesía del XIX)

(Si intenta impresionar a un cliente durante el almuerzo y estás pagando, pasa por XIX para su almuerzo de mesa de café de $ 20, en su lugar).

Sushi de alta gama: Morimoto

Comer en restaurantes de sushi de alta gama tiene algo que simplemente saca frases como "es un placer hacer negocios contigo" con la boca llena y feliz. Incluso si sus clientes no son aficionados al pescado crudo, Morimoto tiene deliciosa cocina japonesa para todos los paladares en un espacio luminoso, moderno y elegante.

Bebidas después de la reunión: The Franklin

Una vez que se hayan arrojado todos los números, obtenga una idea real de sus posibles colegas o clientes al encontrar el fondo del vaso en The Franklin. La historia cuenta que The Franklin Mortgage and Investment Company fue una fachada para la red de alcohol más grande durante la Prohibición. Usted y sus compañeros de bebida pueden encontrar puntos en común en los cócteles clásicos como un centeno Old Fashioned o una Aviación.

Para obtener más información sobre Filadelfia, consulte a Susan M. Davidson y David A. Schultz, de los principales lugares de DAS Architects y los favoritos de Piers Merchant.


Resumen de la "mesa del chef": Cristina Martinez hace el taco mágico en South Philly Barbacoa

En la quinta temporada de la premiada serie documental Mesa del Chef, la cineasta Abigail Fuller fija su cámara en Cristina Martínez, chef y copropietaria de El Compadre de Filadelfia y South Philly Barbacoa. Este último establecimiento ocupa actualmente un lugar en el mapa de Eater Philadelphia de los 38 restaurantes esenciales de la ciudad. Martínez, una inmigrante indocumentada, llegó a los Estados Unidos desde México cuando era una adulta joven y abrió su pequeño restaurante con su esposo, Ben Miller, en 2016. Obtuvo reconocimiento nacional casi de inmediato, aterrizando en Buen provechoLa lista de los mejores restaurantes nuevos de ese año y más tarde en la serie de Netflix del famoso chef David Chang, Feo delicioso. Ahora, además de su trabajo sirviendo famosos tacos de cordero, Martínez es una activista por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

¿Cómo fue el viaje de Martínez por el mundo culinario?

La barbacoa, cordero mezclado con cítricos y cocinado a fuego lento a fuego abierto, está en el ADN de Martínez. Ella es originaria de Capulhuac, México, que dice es la “capital” del platillo. Su familia lo ha estado haciendo "desde el principio", y ella comenzó cuando tenía seis años. "He estado cocinando barbacoa desde que tenía 6 años", dice Martínez. “Y aún así, cuando estoy haciendo barbacoa, siento algo mágico. Me regocijo en mi corazón ".

Martínez se casó a los 17 y comenzó a trabajar para sus suegros, quienes también comerciaban con barbacoa, pero su esposo y su familia eran abusivos. Dos años después de la boda, nació la hija de Martínez, Karla. Cuando Karla era una adolescente, ella y su madre determinaron que el internado era la mejor opción para su futuro. Para pagar esto, Martínez dejó a su esposo para emigrar a Estados Unidos. Después de un difícil viaje a través del desierto desde Juárez hasta Estados Unidos, encontró un trabajo cortando verduras en un restaurante. Martínez estaba enfocada y talentosa, y eventualmente se abrió camino hasta convertirse en chef de repostería.

Martínez finalmente se mudó a Filadelfia y continuó trabajando en restaurantes, mientras ahorraba dinero para su hija, a quien no veía en años.

¿Cuál es su momento "ajá"?

A diferencia de muchos de los chefs que aparecen en esta serie, Martínez no buscaba dar su propia actualización gastronómica molecular a una cocina tradicional, simplemente estaba tratando de vivir. Después de que la despidieran de un trabajo en un restaurante italiano en Filadelfia, porque le pidió al propietario que le ofreciera una carta de apoyo en su solicitud para una tarjeta verde, ella y Miller comenzaron a fabricar y vender barbacoa en su apartamento de una habitación. “Por necesidad, Cristina comenzó a cocinar barbacoa en la casa”, dice Miller. "Ella tenía que ganar dinero para Karla, así que comenzamos con nuestra estufa y luego compramos un pequeño quemador de propano, y estábamos cocinando esto en nuestro apartamento".

Pero la comida de Martínez rápidamente se hizo conocida entre la comunidad mexicana de Filadelfia como un sabor de hogar, gracias al ajetreo de Cristina. “Creamos tarjetas de presentación”, dice Miller. "Ella estaba pasando su número a los muchachos en la calle y diciendo: 'Ven el domingo por la mañana'. A las 7 de la mañana teníamos gente que venía a comer barbacoa y consomé". No pasó mucho tiempo antes de que Martínez y Miller hicieran lo suficiente como para abrir su propio restaurante, y cuando recibieron una propina sobre un espacio que estaba siendo desocupado por un amigo en la industria, nació South Philly Barbacoa.

¿Qué dice la gente sobre su trabajo?

“La barbacoa de cordero es un platillo muy tradicional del centro de México. Es muy difícil de preparar. Ya es bastante difícil encontrar una buena barbacoa en México. Así que cuando Buen provecho publicó su 'lista de los 10 mejores restaurantes de Estados Unidos' y había un restaurante de barbacoa en Filadelfia, es una idea loca ". - Inger Díaz Barriga, periodista de Univision, sobre la cocina de Martínez

“Barbacoa se basa en gran medida en la técnica. No sé si mucha gente piensa en la comida mexicana o la barbacoa de esa manera, pero lo es. Es encantador hablar sobre la magia y el misticismo de la comida, pero hay mucho trabajo duro y hay que invertir mucho tiempo. ”- Tunde Wey, escritor, chef y activista, sobre la difícil realidad de hacer barbacoa

“Cuando ves a Cristina preparando la barbacoa, puedes ver que no es alguien que acaba de chocar con un cuchillo de carnicero y algo de carne. Este es alguien que ha estado haciendo estas cosas durante mucho tiempo. Ella está usando las mismas técnicas que ha estado con su familia durante generaciones. He comido tacos antes, he comido buenos tacos antes, pero para producir un taco tan delicioso, simplemente me molesta. Yo digo, '¡guau!' Cristina ha logrado infundir su energía en su comida. Eso es lo que ella es ". - Wey, sobre el dominio de Martínez en su oficio

La "mesa del chef" finalmente está haciendo el trabajo

Haga clic aquí para todos Mesa del Chef cobertura | Y dirígete al nuevo grupo de Facebook de Eater Eat, Drink, Watch para hablar sobre este y otros programas y películas centrados en la comida.


Resumen de la "mesa del chef": Cristina Martinez hace el taco mágico en South Philly Barbacoa

En la quinta temporada de la premiada serie documental Mesa del Chef, la cineasta Abigail Fuller fija su cámara en Cristina Martínez, chef y copropietaria de El Compadre de Filadelfia y South Philly Barbacoa. Este último establecimiento ocupa actualmente un lugar en el mapa de Eater Philadelphia de los 38 restaurantes esenciales de la ciudad. Martínez, una inmigrante indocumentada, llegó a los Estados Unidos desde México cuando era una adulta joven y abrió su pequeño restaurante con su esposo, Ben Miller, en 2016. Obtuvo reconocimiento nacional casi de inmediato, aterrizando en Buen provechoLa lista de los mejores restaurantes nuevos de ese año y más tarde en la serie de Netflix del famoso chef David Chang, Feo delicioso. Ahora, además de su trabajo sirviendo famosos tacos de cordero, Martínez es una activista por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

¿Cómo fue el viaje de Martínez por el mundo culinario?

La barbacoa, cordero mezclado con cítricos y cocinado a fuego lento a fuego abierto, está en el ADN de Martínez. Ella es originaria de Capulhuac, México, que dice es la “capital” del platillo. Su familia lo ha estado haciendo "desde el principio", y ella comenzó cuando tenía seis años. "He estado cocinando barbacoa desde que tenía 6 años", dice Martínez. “Y aún así, cuando estoy haciendo barbacoa, siento algo mágico. Me regocijo en mi corazón ".

Martínez se casó a los 17 y comenzó a trabajar para sus suegros, quienes también comerciaban con barbacoa, pero su esposo y su familia eran abusivos. Dos años después de la boda, nació la hija de Martínez, Karla. Cuando Karla era una adolescente, ella y su madre determinaron que el internado era la mejor opción para su futuro. Para pagar esto, Martínez dejó a su esposo para emigrar a Estados Unidos. Después de un difícil viaje a través del desierto desde Juárez hasta Estados Unidos, encontró un trabajo cortando verduras en un restaurante. Martínez estaba enfocada y talentosa, y eventualmente se abrió camino hasta convertirse en chef de repostería.

Martínez finalmente se mudó a Filadelfia y continuó trabajando en restaurantes, mientras ahorraba dinero para su hija, a quien no veía en años.

¿Cuál es su momento "ajá"?

A diferencia de muchos de los chefs que aparecen en esta serie, Martínez no buscaba dar su propia actualización gastronómica molecular a una cocina tradicional, simplemente estaba tratando de vivir. Después de que la despidieran de un trabajo en un restaurante italiano en Filadelfia, porque le pidió al propietario que le ofreciera una carta de apoyo en su solicitud para una tarjeta verde, ella y Miller comenzaron a fabricar y vender barbacoa en su apartamento de una habitación. “Por necesidad, Cristina comenzó a cocinar barbacoa en la casa”, dice Miller. "Ella tenía que ganar dinero para Karla, así que comenzamos con nuestra estufa y luego compramos un pequeño quemador de propano, y estábamos cocinando esto en nuestro apartamento".

Pero la comida de Martínez rápidamente se hizo conocida entre la comunidad mexicana de Filadelfia como un sabor de hogar, gracias al ajetreo de Cristina. “Creamos tarjetas de presentación”, dice Miller. "Ella estaba pasando su número a los muchachos en la calle y diciendo: 'Ven el domingo por la mañana'. A las 7 de la mañana teníamos gente que venía a comer barbacoa y consomé". No pasó mucho tiempo antes de que Martínez y Miller estuvieran haciendo lo suficiente como para abrir su propio restaurante, y cuando recibieron una propina sobre un espacio que estaba siendo desocupado por un amigo en la industria, nació South Philly Barbacoa.

¿Qué dice la gente sobre su trabajo?

“La barbacoa de cordero es un platillo muy tradicional del centro de México. Es muy difícil de preparar. Ya es bastante difícil encontrar una buena barbacoa en México. Así que cuando Buen provecho publicó su 'lista de los 10 mejores restaurantes de Estados Unidos' y había un restaurante de barbacoa en Filadelfia, es una idea loca ". - Inger Díaz Barriga, periodista de Univision, sobre la cocina de Martínez

“Barbacoa se basa en gran medida en la técnica. No sé si mucha gente piensa en la comida mexicana o la barbacoa de esa manera, pero lo es. Es encantador hablar sobre la magia y el misticismo de la comida, pero hay mucho trabajo duro y hay que invertir mucho tiempo. ”- Tunde Wey, escritor, chef y activista, sobre la difícil realidad de hacer barbacoa

“Cuando ves a Cristina preparando la barbacoa, puedes ver que no es alguien que acaba de chocar con un cuchillo de carnicero y algo de carne. Este es alguien que ha estado haciendo estas cosas durante mucho tiempo. Ella está usando las mismas técnicas que ha estado con su familia durante generaciones. He comido tacos antes, he comido buenos tacos antes, pero para producir un taco tan delicioso, simplemente me molesta. Yo digo, "¡guau!" Cristina ha logrado infundir su energía en su comida. Eso es lo que ella es ". - Wey, sobre el dominio de Martínez en su oficio

La "mesa del chef" finalmente está haciendo el trabajo

Haga clic aquí para todos Mesa del Chef cobertura | Y dirígete al nuevo grupo de Facebook Eat, Drink, Watch de Eater para hablar sobre este y otros programas y películas centrados en la comida.


Resumen de la "mesa del chef": Cristina Martinez hace el taco mágico en South Philly Barbacoa

En la quinta temporada de la premiada serie documental Mesa del Chef, la cineasta Abigail Fuller fija su cámara en Cristina Martínez, chef y copropietaria de El Compadre de Filadelfia y South Philly Barbacoa. Este último establecimiento ocupa actualmente un lugar en el mapa de Eater Philadelphia de los 38 restaurantes esenciales de la ciudad. Martínez, una inmigrante indocumentada, llegó a los Estados Unidos desde México cuando era una adulta joven y abrió su pequeño restaurante con su esposo, Ben Miller, en 2016. Obtuvo reconocimiento nacional casi de inmediato, aterrizando en Buen provechoLa lista de los mejores restaurantes nuevos de ese año y más tarde en la serie de Netflix del famoso chef David Chang, Feo delicioso. Ahora, además de su trabajo sirviendo famosos tacos de cordero, Martínez es una activista por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

¿Cómo fue el viaje de Martínez por el mundo culinario?

La barbacoa, cordero mezclado con cítricos y cocinado a fuego lento a fuego abierto, está en el ADN de Martínez. Ella es originaria de Capulhuac, México, que dice es la “capital” del platillo. Su familia lo ha estado haciendo "desde el principio", y ella comenzó cuando tenía seis años. "He estado cocinando barbacoa desde que tenía 6 años", dice Martínez. “Y aún así, cuando estoy haciendo barbacoa, siento algo mágico. Me regocijo en mi corazón ".

Martínez se casó a los 17 y comenzó a trabajar para sus suegros, quienes también comerciaban con barbacoa, pero su esposo y su familia eran abusivos. Dos años después de la boda, nació la hija de Martínez, Karla. Cuando Karla era una adolescente, ella y su madre determinaron que el internado era la mejor opción para su futuro. Para pagar esto, Martínez dejó a su esposo para emigrar a Estados Unidos. Después de un difícil viaje a través del desierto desde Juárez hasta Estados Unidos, encontró un trabajo cortando verduras en un restaurante. Martínez estaba enfocada y talentosa, y eventualmente se abrió camino hasta convertirse en chef de repostería.

Martínez finalmente se mudó a Filadelfia y continuó trabajando en restaurantes, mientras ahorraba dinero para su hija, a quien no veía en años.

¿Cuál es su momento "ajá"?

A diferencia de muchos de los chefs que aparecen en esta serie, Martínez no buscaba dar su propia actualización gastronómica molecular a una cocina tradicional, simplemente estaba tratando de vivir. Después de que la despidieran de un trabajo en un restaurante italiano en Filadelfia, porque le pidió al propietario que le ofreciera una carta de apoyo en su solicitud para una tarjeta verde, ella y Miller comenzaron a fabricar y vender barbacoa en su apartamento de una habitación. “Por necesidad, Cristina comenzó a cocinar barbacoa en la casa”, dice Miller. "Ella tenía que ganar dinero para Karla, así que comenzamos con nuestra estufa y luego compramos un pequeño quemador de propano, y estábamos cocinando esto en nuestro apartamento".

Pero la comida de Martínez rápidamente se hizo conocida entre la comunidad mexicana de Filadelfia como un sabor de hogar, gracias al ajetreo de Cristina. “Creamos tarjetas de presentación”, dice Miller. "Ella estaba pasando su número a los muchachos en la calle y diciendo: 'Ven el domingo por la mañana'. A las 7 de la mañana teníamos gente que venía a comer barbacoa y consomé". No pasó mucho tiempo antes de que Martínez y Miller estuvieran haciendo lo suficiente como para abrir su propio restaurante, y cuando recibieron una propina sobre un espacio que estaba siendo desocupado por un amigo en la industria, nació South Philly Barbacoa.

¿Qué dice la gente sobre su trabajo?

“La barbacoa de cordero es un platillo muy tradicional del centro de México. Es muy difícil de preparar. Ya es bastante difícil encontrar una buena barbacoa en México. Así que cuando Buen provecho publicó su 'lista de los 10 mejores restaurantes de Estados Unidos' y había un restaurante de barbacoa en Filadelfia, es una idea loca ". - Inger Díaz Barriga, periodista de Univision, sobre la cocina de Martínez

“Barbacoa se basa en gran medida en la técnica. No sé si mucha gente piensa en la comida mexicana o la barbacoa de esa manera, pero lo es. Es encantador hablar sobre la magia y el misticismo de la comida, pero hay mucho trabajo duro y hay que invertir mucho tiempo. ”- Tunde Wey, escritor, chef y activista, sobre la difícil realidad de hacer barbacoa

“Cuando ves a Cristina preparando la barbacoa, puedes ver que no es alguien que acaba de chocar con un cuchillo de carnicero y algo de carne. Este es alguien que ha estado haciendo estas cosas durante mucho tiempo. Ella está usando las mismas técnicas que ha estado con su familia durante generaciones. He comido tacos antes, he comido buenos tacos antes, pero para producir un taco tan delicioso, simplemente me molesta. Yo digo, '¡guau!' Cristina ha logrado infundir su energía en su comida. Eso es lo que ella es ". - Wey, sobre el dominio de Martínez en su oficio

La "mesa del chef" finalmente está haciendo el trabajo

Haga clic aquí para todos Mesa del Chef cobertura | Y dirígete al nuevo grupo de Facebook Eat, Drink, Watch de Eater para hablar sobre este y otros programas y películas centrados en la comida.


Resumen de la "mesa del chef": Cristina Martinez hace el taco mágico en South Philly Barbacoa

En la quinta temporada de la premiada serie documental Mesa del Chef, la cineasta Abigail Fuller fija su cámara en Cristina Martínez, chef y copropietaria de El Compadre de Filadelfia y South Philly Barbacoa. Este último establecimiento ocupa actualmente un lugar en el mapa de Eater Philadelphia de los 38 restaurantes esenciales de la ciudad. Martínez, una inmigrante indocumentada, llegó a los Estados Unidos desde México cuando era una adulta joven y abrió su pequeño restaurante con su esposo, Ben Miller, en 2016. Obtuvo reconocimiento nacional casi de inmediato, aterrizando en Buen provechoLa lista de los mejores restaurantes nuevos de ese año y más tarde en la serie de Netflix del famoso chef David Chang, Feo delicioso. Ahora, además de su trabajo sirviendo famosos tacos de cordero, Martínez es una activista por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

¿Cómo fue el viaje de Martínez por el mundo culinario?

La barbacoa, cordero mezclado con cítricos y cocinado a fuego lento a fuego abierto, está en el ADN de Martínez. Ella es originaria de Capulhuac, México, que dice es la “capital” del platillo. Su familia lo ha estado haciendo "desde el principio", y ella comenzó cuando tenía seis años. "He estado cocinando barbacoa desde que tenía 6 años", dice Martínez. “Y aún así, cuando estoy haciendo barbacoa, siento algo mágico. Me regocijo en mi corazón ".

Martínez se casó a los 17 y comenzó a trabajar para sus suegros, quienes también comerciaban con barbacoa, pero su esposo y su familia eran abusivos. Dos años después de la boda, nació la hija de Martínez, Karla. Cuando Karla era una adolescente, ella y su madre determinaron que el internado era la mejor opción para su futuro. Para pagar esto, Martínez dejó a su esposo para emigrar a Estados Unidos. Después de un difícil viaje a través del desierto desde Juárez hasta Estados Unidos, encontró un trabajo cortando verduras en un restaurante. Martínez estaba enfocada y talentosa, y eventualmente se abrió camino hasta convertirse en chef de repostería.

Martínez finalmente se mudó a Filadelfia y continuó trabajando en restaurantes, mientras ahorraba dinero para su hija, a quien no veía en años.

¿Cuál es su momento "ajá"?

A diferencia de muchos de los chefs que aparecen en esta serie, Martínez no buscaba dar su propia actualización gastronómica molecular a una cocina tradicional, simplemente estaba tratando de vivir. Después de que la despidieran de un trabajo en un restaurante italiano en Filadelfia, porque le pidió al propietario que le ofreciera una carta de apoyo en su solicitud para una tarjeta verde, ella y Miller comenzaron a fabricar y vender barbacoa en su apartamento de una habitación. “Por necesidad, Cristina comenzó a cocinar barbacoa en la casa”, dice Miller. "Ella tenía que ganar dinero para Karla, así que comenzamos con nuestra estufa y luego compramos un pequeño quemador de propano, y estábamos cocinando esto en nuestro apartamento".

Pero la comida de Martínez rápidamente se hizo conocida entre la comunidad mexicana de Filadelfia como un sabor de hogar, gracias al ajetreo de Cristina. “Creamos tarjetas de presentación”, dice Miller. "Ella estaba pasando su número a los muchachos en la calle y diciendo: 'Ven el domingo por la mañana'. A las 7 de la mañana teníamos gente que venía a comer barbacoa y consomé". No pasó mucho tiempo antes de que Martínez y Miller estuvieran haciendo lo suficiente como para abrir su propio restaurante, y cuando recibieron una propina sobre un espacio que estaba siendo desocupado por un amigo en la industria, nació South Philly Barbacoa.

¿Qué dice la gente sobre su trabajo?

“La barbacoa de cordero es un platillo muy tradicional del centro de México. Es muy difícil de preparar. Ya es bastante difícil encontrar una buena barbacoa en México. Así que cuando Buen provecho publicó su 'lista de los 10 mejores restaurantes de Estados Unidos' y había un restaurante de barbacoa en Filadelfia, es una idea loca ". - Inger Díaz Barriga, periodista de Univision, sobre la cocina de Martínez

“Barbacoa se basa en gran medida en la técnica. No sé si mucha gente piensa en la comida mexicana o la barbacoa de esa manera, pero lo es. Es encantador hablar sobre la magia y el misticismo de la comida, pero hay mucho trabajo duro y hay que invertir mucho tiempo. ”- Tunde Wey, escritor, chef y activista, sobre la difícil realidad de hacer barbacoa

“Cuando ves a Cristina preparando la barbacoa, puedes ver que no es alguien que acaba de chocar con un cuchillo de carnicero y algo de carne. Este es alguien que ha estado haciendo estas cosas durante mucho tiempo. Ella está usando las mismas técnicas que ha estado con su familia durante generaciones. He comido tacos antes, he comido buenos tacos antes, pero para producir un taco tan delicioso, simplemente me molesta. Yo digo, "¡guau!" Cristina ha logrado infundir su energía en su comida. Eso es lo que ella es ". - Wey, sobre el dominio de Martínez en su oficio

La "mesa del chef" finalmente está haciendo el trabajo

Haga clic aquí para todos Mesa del Chef cobertura | Y dirígete al nuevo grupo de Facebook de Eater Eat, Drink, Watch para hablar sobre este y otros programas y películas centrados en la comida.


Resumen de la "mesa del chef": Cristina Martinez hace el taco mágico en South Philly Barbacoa

En la quinta temporada de la premiada serie documental Mesa del Chef, la cineasta Abigail Fuller fija su cámara en Cristina Martínez, chef y copropietaria de El Compadre de Filadelfia y South Philly Barbacoa. Este último establecimiento ocupa actualmente un lugar en el mapa de Eater Philadelphia de los 38 restaurantes esenciales de la ciudad. Martínez, una inmigrante indocumentada, llegó a los Estados Unidos desde México cuando era una adulta joven y abrió su pequeño restaurante con su esposo, Ben Miller, en 2016. Obtuvo reconocimiento nacional casi de inmediato, aterrizando en Buen provechoLa lista de los mejores restaurantes nuevos de ese año y más tarde en la serie de Netflix del famoso chef David Chang, Feo delicioso. Ahora, además de su trabajo sirviendo famosos tacos de cordero, Martínez es una activista por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

¿Cómo fue el viaje de Martínez por el mundo culinario?

La barbacoa, cordero mezclado con cítricos y cocinado a fuego lento a fuego abierto, está en el ADN de Martínez. Ella es originaria de Capulhuac, México, que dice es la “capital” del platillo. Su familia lo ha estado haciendo "desde el principio", y ella comenzó cuando tenía seis años. "He estado cocinando barbacoa desde que tenía 6 años", dice Martínez. “Y aún así, cuando estoy haciendo barbacoa, siento algo mágico. Me regocijo en mi corazón ".

Martínez se casó a los 17 y comenzó a trabajar para sus suegros, quienes también comerciaban con barbacoa, pero su esposo y su familia eran abusivos. Dos años después de la boda, nació la hija de Martínez, Karla. Cuando Karla era una adolescente, ella y su madre determinaron que el internado era la mejor opción para su futuro. Para pagar esto, Martínez dejó a su esposo para emigrar a Estados Unidos. Después de un difícil viaje a través del desierto desde Juárez hasta Estados Unidos, encontró un trabajo cortando verduras en un restaurante. Martínez estaba enfocada y talentosa, y eventualmente se abrió camino hasta convertirse en chef de repostería.

Martínez finalmente se mudó a Filadelfia y continuó trabajando en restaurantes, mientras ahorraba dinero para su hija, a quien no veía en años.

¿Cuál es su momento "ajá"?

A diferencia de muchos de los chefs que aparecen en esta serie, Martínez no buscaba dar su propia actualización gastronómica molecular a una cocina tradicional, simplemente estaba tratando de vivir. Después de que la despidieran de un trabajo en un restaurante italiano en Filadelfia, porque le pidió al propietario que le ofreciera una carta de apoyo en su solicitud para una tarjeta verde, ella y Miller comenzaron a fabricar y vender barbacoa en su apartamento de una habitación. “Por necesidad, Cristina comenzó a cocinar barbacoa en la casa”, dice Miller. "Ella tenía que ganar dinero para Karla, así que comenzamos con nuestra estufa y luego compramos un pequeño quemador de propano, y estábamos cocinando esto en nuestro apartamento".

Pero la comida de Martínez rápidamente se hizo conocida entre la comunidad mexicana de Filadelfia como un sabor de hogar, gracias al ajetreo de Cristina. “Creamos tarjetas de presentación”, dice Miller. "Ella estaba pasando su número a los muchachos en la calle y diciendo: 'Ven el domingo por la mañana'. A las 7 de la mañana teníamos gente que venía a comer barbacoa y consomé". No pasó mucho tiempo antes de que Martínez y Miller hicieran lo suficiente como para abrir su propio restaurante, y cuando recibieron una propina sobre un espacio que estaba siendo desocupado por un amigo en la industria, nació South Philly Barbacoa.

¿Qué dice la gente sobre su trabajo?

“La barbacoa de cordero es un platillo muy tradicional del centro de México. Es muy difícil de preparar. Ya es bastante difícil encontrar una buena barbacoa en México. Así que cuando Buen provecho publicó su 'lista de los 10 mejores restaurantes de Estados Unidos' y había un restaurante de barbacoa en Filadelfia, es una idea loca ". - Inger Díaz Barriga, periodista de Univision, sobre la cocina de Martínez

“Barbacoa se basa en gran medida en la técnica. No sé si mucha gente piensa en la comida mexicana o la barbacoa de esa manera, pero lo es. Es encantador hablar sobre la magia y el misticismo de la comida, pero hay mucho trabajo duro y hay que invertir mucho tiempo. ”- Tunde Wey, escritor, chef y activista, sobre la difícil realidad de hacer barbacoa

“Cuando ves a Cristina preparando la barbacoa, puedes ver que no es alguien que acaba de chocar con un cuchillo de carnicero y algo de carne. Este es alguien que ha estado haciendo estas cosas durante mucho tiempo. Ella está usando las mismas técnicas que ha estado con su familia durante generaciones. He comido tacos antes, he comido buenos tacos antes, pero para producir un taco tan delicioso, simplemente me molesta. Yo digo, "¡guau!" Cristina ha logrado infundir su energía en su comida. Eso es lo que ella es ". - Wey, sobre el dominio de Martínez en su oficio

La "mesa del chef" finalmente está haciendo el trabajo

Haga clic aquí para todos Mesa del Chef cobertura | Y dirígete al nuevo grupo de Facebook de Eater Eat, Drink, Watch para hablar sobre este y otros programas y películas centrados en la comida.


Resumen de la "mesa del chef": Cristina Martinez hace el taco mágico en South Philly Barbacoa

En la quinta temporada de la premiada serie documental Mesa del Chef, la cineasta Abigail Fuller fija su cámara en Cristina Martínez, chef y copropietaria de El Compadre de Filadelfia y South Philly Barbacoa. Este último establecimiento ocupa actualmente un lugar en el mapa de Eater Philadelphia de los 38 restaurantes esenciales de la ciudad. Martínez, una inmigrante indocumentada, llegó a los Estados Unidos desde México cuando era una adulta joven y abrió su pequeño restaurante con su esposo, Ben Miller, en 2016. Obtuvo reconocimiento nacional casi de inmediato, aterrizando en Buen provechoLa lista de los mejores restaurantes nuevos de ese año y más tarde en la serie de Netflix del famoso chef David Chang, Feo delicioso. Ahora, además de su trabajo sirviendo famosos tacos de cordero, Martínez es una activista por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

¿Cómo fue el viaje de Martínez por el mundo culinario?

La barbacoa, cordero mezclado con cítricos y cocinado a fuego lento a fuego abierto, está en el ADN de Martínez. Ella es originaria de Capulhuac, México, que dice es la “capital” del platillo. Su familia lo ha estado haciendo "desde el principio", y ella comenzó cuando tenía seis años. "He estado cocinando barbacoa desde que tenía 6 años", dice Martínez. “Y aún así, cuando estoy haciendo barbacoa, siento algo mágico. Me regocijo en mi corazón ".

Martínez se casó a los 17 y comenzó a trabajar para sus suegros, quienes también comerciaban con barbacoa, pero su esposo y su familia eran abusivos. Dos años después de la boda, nació la hija de Martínez, Karla. Cuando Karla era una adolescente, ella y su madre determinaron que el internado era la mejor opción para su futuro. Para pagar esto, Martínez dejó a su esposo para emigrar a Estados Unidos. Después de un difícil viaje a través del desierto desde Juárez hasta Estados Unidos, encontró un trabajo cortando verduras en un restaurante. Martínez estaba enfocada y talentosa, y eventualmente se abrió camino hasta convertirse en chef de repostería.

Martínez finalmente se mudó a Filadelfia y continuó trabajando en restaurantes, mientras ahorraba dinero para su hija, a quien no veía en años.

¿Cuál es su momento "ajá"?

A diferencia de muchos de los chefs que aparecen en esta serie, Martínez no buscaba dar su propia actualización gastronómica molecular a una cocina tradicional, simplemente estaba tratando de vivir. Después de que la despidieran de un trabajo en un restaurante italiano en Filadelfia, porque le pidió al propietario que le ofreciera una carta de apoyo en su solicitud para una tarjeta verde, ella y Miller comenzaron a fabricar y vender barbacoa en su apartamento de una habitación. “Por necesidad, Cristina comenzó a cocinar barbacoa en la casa”, dice Miller. "Ella tenía que ganar dinero para Karla, así que comenzamos con nuestra estufa y luego compramos un pequeño quemador de propano, y estábamos cocinando esto en nuestro apartamento".

But Martinez’s food quickly became well-known among Philadelphia’s Mexican community as a taste of home, thanks to Cristina’s hustle. “We made business cards,” Miller says. “She was passing out her number to guys on the street and saying, ‘Come over on Sunday morning.’ At 7 in the morning we had people coming over having barbacoa and consomme.” It wasn’t long before Martinez and Miller were doing enough business to open their own restaurant, and when they got a tip on a space being vacated by a friend in the industry, South Philly Barbacoa was born.

What do people say about her work?

“Lamb barbacoa is a very traditional dish from Central Mexico. It’s very difficult to prepare. It’s difficult enough to find good barbacoa in Mexico. So, when Bon Appetit issued its ‘10 best restaurants in America list’ and there was a barbacoa restaurant in Philadelphia, it’s a crazy idea.” — Inger Diaz Barriga, Univision journalist, on Martinez’s cuisine

“Barbacoa is highly technique-driven. I don’t know if a lot of people think about Mexican food or barbacoa that way, but it is. It’s lovely to talk about the magic and the mysticism of the food, but there’s a lot of hard work, and a lot of time has to be invested. ” — Tunde Wey, writer, chef, and activist, on the difficult reality of making barbacoa

“When you see Cristina preparing the barbacoa, you can see this is not somebody that has just happened upon a butcher knife and some meat. This is somebody who has been doing this stuff for a long time. She is using the same techniques that have been with her family for generations. I’ve had tacos before — I’ve had good tacos before — but to produce a taco so delicious, it just, like, bugs my mind. I’m like, ‘wow!’ Cristina has managed to infuse her energy into her food. That is who she is.” — Wey, on Martinez’s mastery of her trade

‘Chef’s Table’ Is Finally Doing the Work

Click here for all Chef’s Table coverage | And head to Eater’s new Facebook group Eat, Drink, Watch to talk about this and other food-focused shows and films.


‘Chef’s Table’ Recap: Cristina Martinez Makes Taco Magic at South Philly Barbacoa

In the fifth season of the award-winning documentary series Chef’s Table, filmmaker Abigail Fuller fixes her camera on Cristina Martinez, chef and co-owner of Philadelphia’s El Compadre and South Philly Barbacoa. The latter establishment currently holds a spot on Eater Philadelphia’s map of the city’s 38 essential restaurants. Martinez, an undocumented immigrant, came to the United States from Mexico as a young adult, and she opened her small restaurant with her husband, Ben Miller, in 2016. It gained national recognition almost immediately, landing on Bon Appetit’s best new restaurants list for that year and later featuring in celebrity chef David Chang’s Netflix series, Ugly Delicious. Now, in addition to her work serving celebrated lamb tacos, Martinez is an activist for immigrants’ rights in America.

What was Martinez’s journey through the culinary world like?

Barbacoa — lamb that is laced with citrus and slow-cooked over an open flame — is in Martinez’s DNA. She is a native of Capulhuac, Mexico, which she says is the “capital” of the dish. Her family has been making it “from the beginning,” and she got her start when she was six years old. “I’ve been cooking barbacoa since I was 6 years old,” Martinez says. “And still, when I’m making barbacoa, I feel something magical. I rejoice in my heart.”

Martinez got married at 17 and began working for her in-laws, who also traded in barbacoa, but her husband and his family were abusive. Two years after the wedding, Martinez’s daughter, Karla, was born. When Karla was a teenager, she and her mother determined boarding school was the best option for her future. To pay for this, Martinez left her husband to emigrate to the United States. After a difficult journey across the desert from Juarez into the U.S., she found a job cutting vegetables in a restaurant. Martinez was focused and talented, eventually working her way up to pastry chef.

Martinez eventually moved to Philadelphia and continued to work in restaurants, all the while saving money for her daughter, whom she has not seen in years.

What is her “aha” moment?

Unlike so many of the chefs featured in this series, Martinez was not looking to give her own molecular gastronomical update to a traditional cuisine — she was simply trying to live. After she was fired from a job at an Italian restaurant in Philadelphia — because she asked the owner to offer a letter of support in her application for a green card — she and Miller began making and selling barbacoa out of their one-bedroom apartment. “Out of necessity, Cristina started cooking barbacoa in the house,” Miller says. “She had to make money for Karla, and so we started on our stove and then later we bought a little propane burner, and we were cooking this in our apartment.”

But Martinez’s food quickly became well-known among Philadelphia’s Mexican community as a taste of home, thanks to Cristina’s hustle. “We made business cards,” Miller says. “She was passing out her number to guys on the street and saying, ‘Come over on Sunday morning.’ At 7 in the morning we had people coming over having barbacoa and consomme.” It wasn’t long before Martinez and Miller were doing enough business to open their own restaurant, and when they got a tip on a space being vacated by a friend in the industry, South Philly Barbacoa was born.

What do people say about her work?

“Lamb barbacoa is a very traditional dish from Central Mexico. It’s very difficult to prepare. It’s difficult enough to find good barbacoa in Mexico. So, when Bon Appetit issued its ‘10 best restaurants in America list’ and there was a barbacoa restaurant in Philadelphia, it’s a crazy idea.” — Inger Diaz Barriga, Univision journalist, on Martinez’s cuisine

“Barbacoa is highly technique-driven. I don’t know if a lot of people think about Mexican food or barbacoa that way, but it is. It’s lovely to talk about the magic and the mysticism of the food, but there’s a lot of hard work, and a lot of time has to be invested. ” — Tunde Wey, writer, chef, and activist, on the difficult reality of making barbacoa

“When you see Cristina preparing the barbacoa, you can see this is not somebody that has just happened upon a butcher knife and some meat. This is somebody who has been doing this stuff for a long time. She is using the same techniques that have been with her family for generations. I’ve had tacos before — I’ve had good tacos before — but to produce a taco so delicious, it just, like, bugs my mind. I’m like, ‘wow!’ Cristina has managed to infuse her energy into her food. That is who she is.” — Wey, on Martinez’s mastery of her trade

‘Chef’s Table’ Is Finally Doing the Work

Click here for all Chef’s Table coverage | And head to Eater’s new Facebook group Eat, Drink, Watch to talk about this and other food-focused shows and films.


‘Chef’s Table’ Recap: Cristina Martinez Makes Taco Magic at South Philly Barbacoa

In the fifth season of the award-winning documentary series Chef’s Table, filmmaker Abigail Fuller fixes her camera on Cristina Martinez, chef and co-owner of Philadelphia’s El Compadre and South Philly Barbacoa. The latter establishment currently holds a spot on Eater Philadelphia’s map of the city’s 38 essential restaurants. Martinez, an undocumented immigrant, came to the United States from Mexico as a young adult, and she opened her small restaurant with her husband, Ben Miller, in 2016. It gained national recognition almost immediately, landing on Bon Appetit’s best new restaurants list for that year and later featuring in celebrity chef David Chang’s Netflix series, Ugly Delicious. Now, in addition to her work serving celebrated lamb tacos, Martinez is an activist for immigrants’ rights in America.

What was Martinez’s journey through the culinary world like?

Barbacoa — lamb that is laced with citrus and slow-cooked over an open flame — is in Martinez’s DNA. She is a native of Capulhuac, Mexico, which she says is the “capital” of the dish. Her family has been making it “from the beginning,” and she got her start when she was six years old. “I’ve been cooking barbacoa since I was 6 years old,” Martinez says. “And still, when I’m making barbacoa, I feel something magical. I rejoice in my heart.”

Martinez got married at 17 and began working for her in-laws, who also traded in barbacoa, but her husband and his family were abusive. Two years after the wedding, Martinez’s daughter, Karla, was born. When Karla was a teenager, she and her mother determined boarding school was the best option for her future. To pay for this, Martinez left her husband to emigrate to the United States. After a difficult journey across the desert from Juarez into the U.S., she found a job cutting vegetables in a restaurant. Martinez was focused and talented, eventually working her way up to pastry chef.

Martinez eventually moved to Philadelphia and continued to work in restaurants, all the while saving money for her daughter, whom she has not seen in years.

What is her “aha” moment?

Unlike so many of the chefs featured in this series, Martinez was not looking to give her own molecular gastronomical update to a traditional cuisine — she was simply trying to live. After she was fired from a job at an Italian restaurant in Philadelphia — because she asked the owner to offer a letter of support in her application for a green card — she and Miller began making and selling barbacoa out of their one-bedroom apartment. “Out of necessity, Cristina started cooking barbacoa in the house,” Miller says. “She had to make money for Karla, and so we started on our stove and then later we bought a little propane burner, and we were cooking this in our apartment.”

But Martinez’s food quickly became well-known among Philadelphia’s Mexican community as a taste of home, thanks to Cristina’s hustle. “We made business cards,” Miller says. “She was passing out her number to guys on the street and saying, ‘Come over on Sunday morning.’ At 7 in the morning we had people coming over having barbacoa and consomme.” It wasn’t long before Martinez and Miller were doing enough business to open their own restaurant, and when they got a tip on a space being vacated by a friend in the industry, South Philly Barbacoa was born.

What do people say about her work?

“Lamb barbacoa is a very traditional dish from Central Mexico. It’s very difficult to prepare. It’s difficult enough to find good barbacoa in Mexico. So, when Bon Appetit issued its ‘10 best restaurants in America list’ and there was a barbacoa restaurant in Philadelphia, it’s a crazy idea.” — Inger Diaz Barriga, Univision journalist, on Martinez’s cuisine

“Barbacoa is highly technique-driven. I don’t know if a lot of people think about Mexican food or barbacoa that way, but it is. It’s lovely to talk about the magic and the mysticism of the food, but there’s a lot of hard work, and a lot of time has to be invested. ” — Tunde Wey, writer, chef, and activist, on the difficult reality of making barbacoa

“When you see Cristina preparing the barbacoa, you can see this is not somebody that has just happened upon a butcher knife and some meat. This is somebody who has been doing this stuff for a long time. She is using the same techniques that have been with her family for generations. I’ve had tacos before — I’ve had good tacos before — but to produce a taco so delicious, it just, like, bugs my mind. I’m like, ‘wow!’ Cristina has managed to infuse her energy into her food. That is who she is.” — Wey, on Martinez’s mastery of her trade

‘Chef’s Table’ Is Finally Doing the Work

Click here for all Chef’s Table coverage | And head to Eater’s new Facebook group Eat, Drink, Watch to talk about this and other food-focused shows and films.


‘Chef’s Table’ Recap: Cristina Martinez Makes Taco Magic at South Philly Barbacoa

In the fifth season of the award-winning documentary series Chef’s Table, filmmaker Abigail Fuller fixes her camera on Cristina Martinez, chef and co-owner of Philadelphia’s El Compadre and South Philly Barbacoa. The latter establishment currently holds a spot on Eater Philadelphia’s map of the city’s 38 essential restaurants. Martinez, an undocumented immigrant, came to the United States from Mexico as a young adult, and she opened her small restaurant with her husband, Ben Miller, in 2016. It gained national recognition almost immediately, landing on Bon Appetit’s best new restaurants list for that year and later featuring in celebrity chef David Chang’s Netflix series, Ugly Delicious. Now, in addition to her work serving celebrated lamb tacos, Martinez is an activist for immigrants’ rights in America.

What was Martinez’s journey through the culinary world like?

Barbacoa — lamb that is laced with citrus and slow-cooked over an open flame — is in Martinez’s DNA. She is a native of Capulhuac, Mexico, which she says is the “capital” of the dish. Her family has been making it “from the beginning,” and she got her start when she was six years old. “I’ve been cooking barbacoa since I was 6 years old,” Martinez says. “And still, when I’m making barbacoa, I feel something magical. I rejoice in my heart.”

Martinez got married at 17 and began working for her in-laws, who also traded in barbacoa, but her husband and his family were abusive. Two years after the wedding, Martinez’s daughter, Karla, was born. When Karla was a teenager, she and her mother determined boarding school was the best option for her future. To pay for this, Martinez left her husband to emigrate to the United States. After a difficult journey across the desert from Juarez into the U.S., she found a job cutting vegetables in a restaurant. Martinez was focused and talented, eventually working her way up to pastry chef.

Martinez eventually moved to Philadelphia and continued to work in restaurants, all the while saving money for her daughter, whom she has not seen in years.

What is her “aha” moment?

Unlike so many of the chefs featured in this series, Martinez was not looking to give her own molecular gastronomical update to a traditional cuisine — she was simply trying to live. After she was fired from a job at an Italian restaurant in Philadelphia — because she asked the owner to offer a letter of support in her application for a green card — she and Miller began making and selling barbacoa out of their one-bedroom apartment. “Out of necessity, Cristina started cooking barbacoa in the house,” Miller says. “She had to make money for Karla, and so we started on our stove and then later we bought a little propane burner, and we were cooking this in our apartment.”

But Martinez’s food quickly became well-known among Philadelphia’s Mexican community as a taste of home, thanks to Cristina’s hustle. “We made business cards,” Miller says. “She was passing out her number to guys on the street and saying, ‘Come over on Sunday morning.’ At 7 in the morning we had people coming over having barbacoa and consomme.” It wasn’t long before Martinez and Miller were doing enough business to open their own restaurant, and when they got a tip on a space being vacated by a friend in the industry, South Philly Barbacoa was born.

What do people say about her work?

“Lamb barbacoa is a very traditional dish from Central Mexico. It’s very difficult to prepare. It’s difficult enough to find good barbacoa in Mexico. So, when Bon Appetit issued its ‘10 best restaurants in America list’ and there was a barbacoa restaurant in Philadelphia, it’s a crazy idea.” — Inger Diaz Barriga, Univision journalist, on Martinez’s cuisine

“Barbacoa is highly technique-driven. I don’t know if a lot of people think about Mexican food or barbacoa that way, but it is. It’s lovely to talk about the magic and the mysticism of the food, but there’s a lot of hard work, and a lot of time has to be invested. ” — Tunde Wey, writer, chef, and activist, on the difficult reality of making barbacoa

“When you see Cristina preparing the barbacoa, you can see this is not somebody that has just happened upon a butcher knife and some meat. This is somebody who has been doing this stuff for a long time. She is using the same techniques that have been with her family for generations. I’ve had tacos before — I’ve had good tacos before — but to produce a taco so delicious, it just, like, bugs my mind. I’m like, ‘wow!’ Cristina has managed to infuse her energy into her food. That is who she is.” — Wey, on Martinez’s mastery of her trade

‘Chef’s Table’ Is Finally Doing the Work

Click here for all Chef’s Table coverage | And head to Eater’s new Facebook group Eat, Drink, Watch to talk about this and other food-focused shows and films.


‘Chef’s Table’ Recap: Cristina Martinez Makes Taco Magic at South Philly Barbacoa

In the fifth season of the award-winning documentary series Chef’s Table, filmmaker Abigail Fuller fixes her camera on Cristina Martinez, chef and co-owner of Philadelphia’s El Compadre and South Philly Barbacoa. The latter establishment currently holds a spot on Eater Philadelphia’s map of the city’s 38 essential restaurants. Martinez, an undocumented immigrant, came to the United States from Mexico as a young adult, and she opened her small restaurant with her husband, Ben Miller, in 2016. It gained national recognition almost immediately, landing on Bon Appetit’s best new restaurants list for that year and later featuring in celebrity chef David Chang’s Netflix series, Ugly Delicious. Now, in addition to her work serving celebrated lamb tacos, Martinez is an activist for immigrants’ rights in America.

What was Martinez’s journey through the culinary world like?

Barbacoa — lamb that is laced with citrus and slow-cooked over an open flame — is in Martinez’s DNA. She is a native of Capulhuac, Mexico, which she says is the “capital” of the dish. Her family has been making it “from the beginning,” and she got her start when she was six years old. “I’ve been cooking barbacoa since I was 6 years old,” Martinez says. “And still, when I’m making barbacoa, I feel something magical. I rejoice in my heart.”

Martinez got married at 17 and began working for her in-laws, who also traded in barbacoa, but her husband and his family were abusive. Two years after the wedding, Martinez’s daughter, Karla, was born. When Karla was a teenager, she and her mother determined boarding school was the best option for her future. To pay for this, Martinez left her husband to emigrate to the United States. After a difficult journey across the desert from Juarez into the U.S., she found a job cutting vegetables in a restaurant. Martinez was focused and talented, eventually working her way up to pastry chef.

Martinez eventually moved to Philadelphia and continued to work in restaurants, all the while saving money for her daughter, whom she has not seen in years.

What is her “aha” moment?

Unlike so many of the chefs featured in this series, Martinez was not looking to give her own molecular gastronomical update to a traditional cuisine — she was simply trying to live. After she was fired from a job at an Italian restaurant in Philadelphia — because she asked the owner to offer a letter of support in her application for a green card — she and Miller began making and selling barbacoa out of their one-bedroom apartment. “Out of necessity, Cristina started cooking barbacoa in the house,” Miller says. “She had to make money for Karla, and so we started on our stove and then later we bought a little propane burner, and we were cooking this in our apartment.”

But Martinez’s food quickly became well-known among Philadelphia’s Mexican community as a taste of home, thanks to Cristina’s hustle. “We made business cards,” Miller says. “She was passing out her number to guys on the street and saying, ‘Come over on Sunday morning.’ At 7 in the morning we had people coming over having barbacoa and consomme.” It wasn’t long before Martinez and Miller were doing enough business to open their own restaurant, and when they got a tip on a space being vacated by a friend in the industry, South Philly Barbacoa was born.

What do people say about her work?

“Lamb barbacoa is a very traditional dish from Central Mexico. It’s very difficult to prepare. It’s difficult enough to find good barbacoa in Mexico. So, when Bon Appetit issued its ‘10 best restaurants in America list’ and there was a barbacoa restaurant in Philadelphia, it’s a crazy idea.” — Inger Diaz Barriga, Univision journalist, on Martinez’s cuisine

“Barbacoa is highly technique-driven. I don’t know if a lot of people think about Mexican food or barbacoa that way, but it is. It’s lovely to talk about the magic and the mysticism of the food, but there’s a lot of hard work, and a lot of time has to be invested. ” — Tunde Wey, writer, chef, and activist, on the difficult reality of making barbacoa

“When you see Cristina preparing the barbacoa, you can see this is not somebody that has just happened upon a butcher knife and some meat. This is somebody who has been doing this stuff for a long time. She is using the same techniques that have been with her family for generations. I’ve had tacos before — I’ve had good tacos before — but to produce a taco so delicious, it just, like, bugs my mind. I’m like, ‘wow!’ Cristina has managed to infuse her energy into her food. That is who she is.” — Wey, on Martinez’s mastery of her trade

‘Chef’s Table’ Is Finally Doing the Work

Click here for all Chef’s Table coverage | And head to Eater’s new Facebook group Eat, Drink, Watch to talk about this and other food-focused shows and films.


Ver el vídeo: Philadelphia, PA - Recorrido Gastronómico


Artículo Anterior

Whisky escocés de malta única Laphroaig

Artículo Siguiente

Esta hamburguesa está empapada con tanto bourbon que debes tener 21 años para pedirla